Seleccionar página

Después de vivir casi 5 años en Berlin y, tras haberme pateado la ciudad de arriba a abajo, me tomo la libertad de dar una serie de consejos para sacar el máximo partido a la visita.

NO VENGAS EN INVIERNO.
Si decides ser valiente y venir entre noviembre y marzo, tu mismo. Pero yo nunca lo recomiendo debido a dos motivos: el clima y la falta de luz.
El clima en Berlin generalmente es malo y, aunque no es helador, hacer turismo a una temperatura de 0 grados de media, no resulta muy atractivo y querrás pararte cada dos por tres a entrar en calor. Pero sobre todo, no lo recomiendo por la falta de luz. En diciembre a las 15.30 es ya de noche, y en febrero hasta las 17.00 podéis encontrar algo de luz, pero recordad que esas supuestas horas de luz acaban siendo cielos grises, por lo que cualquier paisaje que visites estará teñido de esa fea luz deprimente.
Entre mayo-septiembre las horas de luz aumentan considerablemente y, aunque el tiempo es variable, seguro que es mucho más agradable que en invierno. Podrás aprovechar los días mucho mejor y sacarle mejor partido a la visita

PASEA POR BARRIOS.
El concepto de vivir cerca del centro en Berlin no cuenta, ya que el centro de Berlin, si vives aquí, no posee ningún encanto para pasear. Es más bien zona de oficinas, museos, centros comerciales y muchas zonas de obras. Así que lo mejor es alojarte en algún barrio, ya que es donde más vida vas a encontrar para cenar y tomar algo, y al centro acercarte a la hora de hacer las visitas.

LAS VISITAS MEJOR EXPLICADAS.
Sinceramente y esto es mi opinión, pero el centro de Berlin, no es espectacular, visualmente hablando. Está lleno de obras y grúas, cosa que defrauda a los primeros visitantes. Y es que el encanto del centro reside en su historia y no tanto en lo que se ve. Por eso recomiendo visitar el centro con uno de los muchos tours «gratuitos» que se ofertan con el centro e incluso, visitar otro tipo de tours, que te explican partes de la ciudades desconocidas. Mi opinión es que Berlin no te sorprende por lo espectacular de su conjunto, sino que sabiendo todas las historias de los rincones de la ciudad, hace que la ciudad te parezca fascinante.

COME VARIADO.
La comida alemana está muy bien, pero no es necesario abusar de ella. Con esto quiero decir, que ofrece poco más que cerdo, patatas y poco más. Al final si vives aquí irás a un restaurante alemán en cuatro ocasiones contadas. Hay que aprovechar la de variedad de oferta gastronómica que ofrece la ciudad e no puedes irte sin probar la comida turca y probar uno de los muchos vietnamitas que inundan la ciudad.

BERLIN ES EXTENSA. MUCHO.
Por mucho que te parezca que Berlin se puede recorrer pateando y parezca que la torre de la televisión siempre está a la vuelta de la esquina, no te engañes. Piensa que siempre abarcarás más zonas de la ciudad, si ciertos recorridos intermedios los haces en transporte público, para no cansarte por zonas que carecen de menos interés para tu visita. Y si usas una bicicleta, habrás bordado ya tu visita.

Powered by Watch Dragon ball super